Un avión de combate israelí que regresaba de bombardear posiciones iraníes en Siria fue derribado por fuego antiaéreo, en los enfrentamientos recientes más serios entre Israel e Irán.

El F-16, uno de los al menos ocho aviones israelíes enviados a la zona en respuesta a lo que Israel denunció como una incursión de drones iraníes en su espacio aéreo, fue alcanzado por un misil antiaéreo sirio y se estrelló en el norte de Israel, dijo un funcionario del Estado judío.

Ambos pilotos se eyectaron y resultaron heridos, uno de ellos de gravedad.

Es la primera vez que un avión del ejército israelí es derribado por fuego enemigo desde 1982, durante la primera guerra del Líbano (1982-1985). Más tarde, Israel lanzó un segundo ataque aéreo más intenso, impactando 12 objetivos iraníes y sirios en un país sacudido por una larga guerra civil.

El grupo libanés Hizbolá, respaldado por Irán, dijo que el derribo del avión marca el “inicio de una nueva fase estratégica” que limitará la capacidad de Israel para ingresar al espacio aéreo sirio.

La participación de Irán en apoyo del presidente sirio Bashar al-Asad en una guerra civil que ya se prolonga por casi siete años -que ha incluido el despliegue de milicias cerca de los Altos del Golán, una zona ocupada por Israel- ha alarmado al Estado judío, que ha dicho que contrarrestará cualquier amenaza.

Si bien Israel y Siria dijeron el sábado que no deseaban profundizar sus conflictos, el primer ministro Benjamin Netanyahu acudió a la sede militar del país en Tel Aviv para analizar la situación y la alianza pro Asad prometió una respuesta contundente a cualquier “acción terrorista” israelí.

“Israel busca la paz, pero seguiremos defendiéndonos firmemente de cualquier ataque contra nosotros o de cualquier intento de Irán de posicionarse contra nosotros en Siria”, dijo Netanyahu en una declaración televisada.

LEAVE A REPLY