Tras una inspección, Hacienda presentó la denuncia ante la fiscalía a finales de año, alegando que la cantante debería haber declarado durante esos años como residente en España, indicó el diario La Vanguardia. Ahora corresponde a la fiscalía decidir si presenta o no un proceso penal contra Shakira.
El importe del caso ascendería a “varias decenas de millones de euros”, reseñó este domingo el periódico, citando fuentes cercanas al caso. La Agencia Tributaria, solicitada por AFP, no quiso comentar esas informaciones.
La querella se basa, según el matutino, en que la multipremiada cantante de “La bicicleta”, “Chantaje” y “Hips don’t lie” debería haber tributado al fisco español la mayor parte de sus ingresos en el mundo entre 2011 y 2014, y al no haberlo hecho, habría incurrido en un delito que puede ser castigado con dos años de cárcel.
“Se trata de una diferencia de criterio, no de ocultamiento fiscal”, indicaron a ‘La Vanguardia’ fuentes del entorno de Shakira, que afirmaron que la artista está dispuesta a hacer frente a las “consecuencias económicas de las discrepancias técnicas que tiene con la inspección de Hacienda”.
Según las fuentes, durante varios de los años incluidos en la inspección de Hacienda, Shakira no tenía vivienda propia en Barcelona y recién en 2013 tuvo su primer hijo con Piqué.
Asimismo, indican que en esos años la artista recibía gran parte de sus ingresos de sus giras mundiales, las cuales la obligaban a estar la mayor parte del año fuera de España, por lo que no habría cumplido en el país el mínimo de 183 días que la obligaría a tener su residencia fiscal en España.
Shakira ha vendido más de 60 millones de discos durante su carrera y se mantiene como una de las artistas más populares, con 50 millones de seguidores en Twitter.
A finales de 2017, la cantante de 40 años anunció que posponía su gira mundial para mediados de 2018 para poderse recuperar de un problema en sus cuerdas vocales.

LEAVE A REPLY