Juan José Sánchez Gálvez

laposta_1@hotmail.com

*MODELO EDUCATIVO, COMO NUEVO

MODELO BIEN FRÍA.- El nuevo modelo educativo que consiste en programas de estudio y sistematización del proceso enseñanza-aprendizaje con base en teorías y principios pedagógicos aceptados y proyectados por la SEP y que entrará en operación en el ciclo escolar 2018-2019, debe tener poco más de tres décadas que se ha tratado de implementar sin buenos resultados. Con ese fin se creó en 1978 la Universidad Pedagógica Nacional con unidades en todo el país para sustituir a las escuelas normales y los módulos de Mejoramiento profesional; con ese fin se descentralizó la educación básica y Normal en 1984 y se creó la carrera magisterial. Se fijaron como metas: capacitar y profesionalizar al maestro, que los alumnos aprendieran haciendo, menos teoría y más práctica, la comunidad como parte de la escuela. Autoridades, maestros, alumnos y padres, todos pujando por la educación. Las intenciones eran buenas pero los intereses políticos y electorales se impusieron. Pordiositosanto.

MODELO ADULTERADA.- El gobierno federal no pudo dividir al SNTE en 32 sindicatos estatales como era la tirada para aplicar el nuevo modelo y en vez de restarle poder, lo hizo más fuerte, le entregó las llaves de la SEP y el costo fue enorme: la burocracia educativa creció exponencialmente,  el costo de la educación pública se disparó y la calidad de la enseñanza-aprendizaje tocó el suelo. Cualquier coincidencia entre el nuevo modelo de hace tres décadas y el actual debe ser analizado por el gobierno federal y los gobiernos locales para no cometer el mismo error. Insistiré en algunos detalles.

MODELO MICHELADA.- Se creó la carrera magisterial para que los maestros ganaran más y fueran exclusivos a un subsistema en particular y evitar el chambismo en los subsistemas, en escuelas particulares y otros niveles de gobierno. Los maestros empezaron a ganar más, mejores prestaciones, años sabáticos, más capacitación, actualización, menos horas ante grupo, menos grupos, menos responsabilidades, menos días de trabajo. Estos privilegios tuvieron un efecto contrario al previsto, los profesores con maestría o doctorado ganando bien, se engolosinaron, buscaron plazas hasta en universidades, acumularon puntos y miles de estos se jubilaron y cobran en los tres niveles de gobierno. El tiro salió por la culata.

LA CAMINERA.- ¿Y la educación don Pocho? Peor que antes. Por eso hay que analizar con detenimiento el contenido del nuevo modelo educativo y corregir las desviaciones antes de que su aplicación quiebre al país. La visita del secretario Aurelio Nuño esta semanaes buena ocasión para revisar el tema. Sea por Dios.