Aún y cuando el aumento de las gasolinas ha irritado, no sin razón, a la sociedad y la turbulencia de todos los sectores sociales las ha volcado a las calles de la Ciudad de México donde las megamarchas mantienen desquiciada y paralizada la ciudad; en Tabasco y el municipio del Centro se trabaja y se trabaja porque hay condiciones para ello. Desde la toma de posesión Gerardo Gaudiano reconoció que las formas tradicionales de hacer política estaban agotadas y desde el primer día dejo sentir ante la sociedad una forma diferente de gobernar, al salir a gobernar desde las calles. Lo primero que hizo fue arreglar las formas de la política entre el gobernante y el pueblo: le ha dado resultados sorprendentes al grado de haber sido  -sin proponérselo- ubicado de manera natural como una de las mejores cartas para suceder al Gobernador Núñez Jiménez.

 

En estos momentos en que la convulsión social por el gasolinazo genera el clásico: “a río revuelto, ganancia de pescadores”, el alcalde Gaudiano no pierde el tiempo, sino en los hechos reconoce la necesidad de sentar las bases que sea acorde a la nueva realidad que tiene la sociedad del municipio del Centro; acorde a los nuevos retos y los nuevos desafíos que tiene el municipio. Apenas el sábado Gaudiano Rovirosa ubicó tiempos y circunstancias dejando constancia que está en la programación del presupuesto de 2017, la cual se está integrando por primera vez con ingreso propio de poco más de 200 millones de pesos en obra pública, más lo conseguido por el apoyo de los diputados federales; por lo qué, el presupuesto podría superar los 500 millones de pesos. Y el mismo alcalde Gaudiano Rovirosa se cuestiona “¿Por qué es una buena noticia que el municipio invierta 500 millones de pesos en obra pública?”

 

Utilizando la lógica simple dicta: “Porque esto reactiva la economía, esto genera empleos, entonces eso es una buena noticia, ante las malas noticias que hay, y quiero decirles que mi compromiso está con Centro y siento que estamos trabajando de manera distinta, estamos imprimiendo un modo de trabajar diferente al que se venía dando en el municipio, porque mi oficina está en la calle”. Y es que día a día, sin contestar los ataques desatados en su contra a optado por unir al trabajo a toda aquella parte de la sociedad que están comprometidas en formar y conformar juntos una agenda de trabajo que ya en el desarrollo realiza una profunda reforma social que demuestra que si se puede trabajar en equipo pueblo y gobierno.

 

Entendiendo que la recuperación económica de Tabasco y el país, necesita de todos Gaudiano Rovirosa envió un mensaje claro en el sentido que ya tiene listo su plan de austeridad, donde se contempla reducir el salario del presidente municipal y directores de las diferentes áreas del Ayuntamiento, así como disminuir el gasto del municipio en gasolina”. Y fue más allá al decir: “Tenemos que comprometernos con el municipio y con la gente, todo ese ahorro lo vamos a destinar a obra pública, eso lo vamos a dar a conocer en próximas fechas, nos tenemos que ajustar el cinturón y tenemos que ser los primeros que tienen que poner el ejemplo”. Y al decir, tenemos, es por definición un acuerdo ajeno a las exclusiones; sino siguiendo el llamado del Gobernador Núñez Jiménez, la arenga de Gaudiano Rovirosa deja sentir: prudencia ante la crisis…

 

EL SEPTIMO SELLO

Las medidas que ha tomado el gobierno de la República para tratar de librar la crisis, aunque en el discurso tratan de convencer que son objetivas, para una sociedad altamente politizada como se encuentra el país: son insuficientes, porque la única salida real que se espera es revertir el gasolinazo. Es evidente que las marchas no van a detenerse. Al contrario, el ánimo social parece cobrar mayor fuerza…

 

LA SEPTIMA TROMPETA

Las marchas en los distintos estados del país, exhibe la molestia social, lo cual –por ser pacíficas- no es cosa de soslayar y menos de minimizar, aunque agarra al Presidente Peña Nieto atrapados con los dedos en la puerta. También puede revisar esta columna en el portal http://www.elimparcialdetabasco.com/. A sus órdenes al teléfono 9932951489