PRESIDENTE PINTADITO.- Supongamos que un choco se encuentra de presto al contado con su cuate el presidente Enrique Peña y lo saluda con el conocido ¿Qué hiciste? Seguramente el primer mandatario del país, que en cuatro años de su administración ha hecho y deshecho, se destantearía, pues la pregunta lanzada al aire por cualquier persona que no sea de Tabasco indicaría reproche: ¿Qué hiciste presidente? ¿Hasta dónde nos quieres llevar? Pero el choco bonachón enseguida le haría plática ¿Qué hiciste? ¿Cómo está la familia? Entonces, el primer priista-panista-perredista-pevemista del país, le daría la mano y un fuerte abrazo como lo hacen todos los políticos para luego hacer mutis y recuperar el color. Pordiositosanto.

CHUPADORES DE BURÓ.- Igual que el número telefónico 911 para emergencias médicas, bomberos y policía que inició operaciones en Tabasco, se desconoce origen y destino del saludo choco. ¿Qué hiciste?, es una pregunta que no espera respuesta, se circunscribe a la precisión con que el interlocutor la interprete siempre y cuando sea tabasqueño. Ahora, para la pregunta ¿Usted en mi lugar que hubiera hecho?, lanzada al aire por el presidente Peña para justificar el “gasolinazo” hay mil respuestas, ninguna del agrado de la clase política mexicana, sobre todo la de bajarse el sueldo y prestaciones a la mitad y eliminar los privilegios, entre otros, que de manera discrecional, de los mandos medios para arriba, les devuelven a la mano lo que pagan de ISR.

BARRIL SIN FONDO.- Al presidente y a los legisladores federales del PRI, PAN, PRD y PVEM ya les cayó el 20 que lo que hicieron en su afán de mantener sus privilegios les traerá funestas consecuencias y no tienen forma de corregirlo sin verse mal y perder las elecciones de este año y las presidenciales del 2018 que ya tenían asegurada a favor del PAN al que le tocaba el turno de fingir la alternancia. Ante la posibilidad de que la clase política pierda la presidencia, los ciudadanos debemos tomar providencias pues el saqueo al erario va a estar en alta, no esperarán el último año de gobierno para decretar Año de Hidalgo, van a empezar desde ahora.

TRES MAGUEYES.- Para tratar de amortiguar la crisis económica y política que generaron estas malas decisiones, el gobierno federal presentó el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar en el que incluyeron a organizaciones empresariales, sindicales y productivas afines. Aunque involucraron a la CTM del PRI, curiosamente no incluyeron en este acuerdo a los tres partidos políticos que firmaron el Pacto por México: PRI, PAN y PRD, como correspondería, puesto que fueron los legisladores y gobernadores de estos tres partidos los que avalaron las reformas constitucionales que dieron origen al desgarriate que tiene al país al borde del abismo.

ACUERDO AL LICOR.- Este mentado Acuerdo no llega ni a aspirina para combatir la enfermedad, más bien es un placebo que no tendrá ningún efecto positivo. Es un documento hecho sobre las piernas, a la carrera para salir del paso, parecido al plan de rescate económico y de reactivación de los sectores productivos que el gobierno federal presentó en Tabasco con motivo de la crisis de la industria petrolera que no tuvo ningún resultado. La Federación insiste en un plan de austeridad cuando bien sabemos que a los políticos les gusta el derroche.

LA CAMINERA.- Programas de austeridad van y vienen y los presupuestos federales, estatales y municipales no bajan, al contrario aumenta el gasto corriente en el capítulo 1000 y 2000 de percepciones y servicios destinados a la nobleza burocrática como bien lo cita la Coparmex nacional, organismo que no asistió al Acuerdo. Sea por Dios.