Alexa, el asistente personal del gigante del comercio electrónico Amazon, ha ganado terreno en el mundo del hogar interconectado. Dentro de la feria de tecnología más grande del planeta, el CES, este asistente personal hizo su aparición entre distintos dispositivos que están diseñados para los hogares inteligentes y poco a poco han empezado a desplazar a sus pares como Siri.

La compañía se alió con LG, para integrarse a su robot para el hogar, el Hub Robot, un pequeño dispositivo que ayuda al usuario a realizar diferentes trabajos en el hogar, aprende de los hábitos de uso para realizar actividades como ajustar la temperatura del hogar, comprar los productos que hacen falta o incluso poder poner música.

Este robot llegará al mercado internacional en este 2017 y es parte de la estrategia de la compañía para integrar refrigeradores, lavadoras de ropa, y todos los dispositivos domésticos dentro de un ecosistema inteligente.

La quincuagésima edición del CES sigue prometiendo a los usuarios la llegada de los robots para el hogar, algo como tener a una Robotina (la de los Supersónicos), que se vuelva una presencia imprescindible y nos ayude a desempeñar las actividades cotidianas.

El asistente personal de Amazon ha sido una de las grandes revelaciones que sigue ganando piso, el operador de cable Dish, también integrará este asistente en sus nuevos dispositivos.

Alexa también quiere estar en los relojes inteligentes, autos y si es posible a todos los rincones del hogar.

La presencia de Alexa, se ha destacado por haberse salido de Echo, el dispositivo lanzado por Amazon a finales del 2014, y su integración como software en otros productos le ha dado gran ventaja sobre sus similares.

A pesar de que el gigante del comercio electrónico no tuvo una presencia física en el CES 2017, con Alexa la compañía ha conquistado los pasillos y se nota que quiere ser parte de la revolución del hogar conectado.